martes, octubre 08, 2013

La segunda caída

“He ahí el oscurecimiento de la verdad en el mundo. 
Los números se separan de la unidad original y final. 
Las letras de luz se convierten en letras de sombra… 
  los ángeles caídos se congregaron”

 Eliphas Levi


El humo del cigarrillo se disipaba con rapidez al igual que su paciencia. Hacía dos minutos estaba bebiendo una cerveza en un bar envuelto de soledad sin perturbaciones innecesarias. Tres minutos después estaba en el callejón junto a un desconocido que fue retirado a la fuerza por la seguridad del local. Tuvo la certeza de que se trataba de un viejo amigo, de esos que se cuelan entre la mente como un chorro de agua incontenible con rostro y recuerdos incluidos. Dejó el cigarrillo en el cenicero y su cerveza a medio terminar. Corrió hacia la puerta con su amigo. Descubrió el vacío en el estómago tras percatarse de la jugarreta de su mente. Sin duda era idéntico mas no su conocido; pero ya era tarde, él y su nuevo compañero eran los responsables de la muerte del cocinero, no lo llevaban a la calle sino hacia la estación policial. “Asesinos”, repetía el mesero mientras los comensales comenzaron a cerrar filas para evitar que escapasen. Él y el otro corrieron. Se escondieron. Los pulmones cansados no dejaban entrar al aire, clamaban el humo que murió en el cenicero. Llegaron al callejón. La lluvia comenzó. Luego se escondieron detrás de una estatua. Una con un caballo a medio parque.

Encendió un cigarrillo para respirar y dar ese humo a sus pulmones protegiéndole con sus manos por entre las patas de piedra, escondiéndose de los testigos. Tras varias bocanadas del ansiado tabaco los pulmones respondieron permitiendo emitir de su boca las palabras necesarias para cuestionar al asesino y el cómo lograr escapar de tan disparatado enredo. Preguntó su nombre. Samiaxas, respondió. En su mente dejó de elucubrar cualquier pensamiento sobre la confusión. Conocía el nombre. Recordaba las historias de su abuelo cuando abría aquel libro prohibido por su madre. Hénoch, recordó en un instante, luego todo fue lluvia.

No daba crédito a lo que veía en esos ojos desorbitados. El supuesto asesino del cocinero ¿cayó? “Vengo a devorar a tus mujeres”, repetía cada cierto tiempo. Podría tratarse de algún desquiciado seguramente. Alguien que logró escapar de un manicomio, pero ¿Cuántos en esta ciudad podrían llamarse así de esa manera tan exacta?  Tal vez se atreva a suponer demasiado. Trató de seguirle el juego. “Vengo a devorar a tus mujeres”, continuaba con su letanía indescifrable que acaba en aquella frase, cual “Amén” al final de un “Padre Nuestro”.

El cigarrillo estaba más que mojado. Ya no había humo que respirar. Mientras buscaba respuestas en su mente giró su cabeza para notar lo que podría parecer un juego de su mente. La estatua había desaparecido ¿había estatua? Y de pronto vio a los meseros acompañados de más gente molesta que se acercaban. Habían sido vistos y la voz de alarma se desató entre los fieles seguidores acumulándose en una horda asesina sedienta de sangre. Corrieron de nuevo. Robaron un vehículo. Él manejó y el otro rezaba.

“¿No viste las nubes repletas de sangre? ¿Pudiste ver el cielo mientras las nubes se transformaban en alas afiladas? ¿Te diste cuenta? ¿Lo sentiste? ¿Me viste caer? ¿Me sentiste llegar? Aquí estoy envuelto en flamas de piedra y sangre hirviendo. Dame una respuesta Azazel, quien tú eres. No ves que debes hacer lo que te ordeno. Tráeme a las mujeres que ansío descendencia”.

Repetía el tipo mientras la mirada atónita del ahora conductor se cruzaba entre los ojos del asesino y el camino y la lluvia que moría al acariciar el vehículo. La letanía de preguntas comenzaba a perturbar su ilusoria paz y comenzó a ver como las gotas que corrían desparramadas por el vidrio se reían de su ignorancia, de él, de su mente. Detuvo la marcha. Bajó. El otro bajó con él. Caminó huyendo de él. Corrió. El otro le siguió. Gritó mientras corría. Clamó por auxilio. Nadie se acercó. Nadie respondió. La lluvia arreciaba.

“¿Por qué mataste al cocinero? ¿Qué te debía? ¿Tenía una mujer que deseabas y no te la dio maldito repugnante? ¡Responde!”.

“Era Arakiel y se negó a obedecerme. Él vino primero. No debió ser así. Tú fuiste el próximo. Y morirás si no me llevas donde las mujeres hijas de los hombres.

Estás demente. ¿Arakiel? ¿Azazel? ¿Qué es esto? ¿Dios qué es esto? – Gritó desesperado.

Dios no te escuchará, recién le maté. ¿No viste las nubes repletas de sangre? ¿Acaso no ves como sangran los ríos? Vamos Azazel. No cuestiones más y ven conmigo que el diablo nos espera. La fiesta apenas comienza, luego no habrá espacio para las pisadas de nuestros hijos. Esta vez yo reinaré.

2 comentarios:

Diana Morales dijo...

Mi cerebro anda desintegrado el día de hoy. Lo leí y lo releí 3 veces más y nada. Se me hizo muy confuso. Voy a tratar de darle de nuevo en un par de días.

Diana Morales dijo...

Bueno, lo prometido es deuda. Aunque de hecho nunca prometí algo. El asunto es que releí de nuevo ya con otra cabeza y noto ya un estilo mucho más maduro y más incisivo que antes. Me gusta el juego de personajes que al final ¿resultan siendo el mismo? El cierre es justo. Ni más ni menos. A la mitad como se asoma algo de niebla y convierte los diálogos en situaciones un poco confusas, creo que es lo único que se me hizo un poco de nudo, nada del otro mundo eso sí. Felicitaciones al autor.