martes, diciembre 10, 2019

1012


Mientras escribe sus ojos se vacían, cada mil sílabas sucede una lágrima.
Cada imagen acumulada de pesadumbre a través de tiempo repleto de ausencia.
Un poema se deja leer…  anagramas asesinando personajes sin sombra.

El mundo está dentro del destello  que sea de su agrado, como un dios que ha abrazado la mortalidad, sonríe con la ira y el caos de sueños con ojos abiertos.

Continúa  absorto en papel y tinta. Un respiro de luz, un sorbo de embriagante melancolía… Sí, de esa melancolía barata que surge en la mediocridad, y solo queda sonreír para escapar de esos signos que ahogan la existencia en gotas multicolor.

Ha pasado la mañana, la noche, han pasado días… sus ojos son ventanas abiertas en invierno, dejando pasar la tormenta, dejando todo se desbarate.  

Letras tiradas, imagines descritas con daltonismo existencial.

Ha dejado de escribir.
Se ha ido envuelto en silencio.
No dejó nada, bueno quizás una palabra vagaba en el ambiente… 

nostalgia.

Cerró entonces los ojos…

No hay comentarios.: