domingo, julio 14, 2019

...

Llegó de madrugada, sin avisar, como llegan las ideas y los sueños raros. Lo noté cuando la puerta dejó escapar un quejido a plazos de fracciones de segundo. Pude imaginar su sombra arrastrándose entre las rajaduras, trayendo consigo cavernas profundas y mudas. Cuando se detuvo a mi lado supe que venía por mí. Ni siquiera tuve que saludar, o tal vez lo hizo el galopar de mi corazón.

No hay comentarios.: