Manifiestos Transgeneracionales

 Después del fin… – El manifiesto X


Agradecimientos

Le damos las gracias a las editoriales que a través de sus políticas para la promoción y difusión de las obras de autores nacionales, han llegado a la meritoria (y no fácil tarea) de llegar a crear el más férreo estreñimiento en la historia de la literatura guatemalteca. Gracias a ellos podemos agarrar un libro recién impreso y compararlo con otros, escritos por el mismo autor hace diez, veinte, treinta o hasta cuarenta años atrás, y así valorar su esfuerzo al siquiera seguir tratando de hacer algo. Le damos las gracias a los escritores nacionales que han sabido hermanarse unos con otros y así crear un medio propicio para la publicación, crítica y difusión de sus propias obras; creando un medio cerrado, en donde unos se alaban a otros, excluyendo a todos los extraños que intentan introducirse en el medio. Gracias a ellos podemos ir a alguna conferencia titulada algo así como “la nueva literatura guatemalteca” y al ver a los escritores que expondrán, volver a sentirnos como pequeños niños y olvidar la frustración de escribir algún cuento y verlo podrirse en algún olvidado rincón (o encontrándole, a veces, un buen uso como es el limpiarse el culo con las hojas); pensando “tal vez, dentro de otros veinticinco años podré ser uno de esos jóvenes escritores”.


Especial agradecimiento le damos a los concursos literarios, cuyo valor radica en

el reconocer la aptitud literaria de algún escritor ya consumado, que somete alguna de sus obras al gremio de jurados colegas y compadres, o en el caso de elegir a algún concursante novato descubrir la aptitud literaria que corre en sus venas, siendo prueba de esto el apellido que denota su procedencia de alguna ilustre familia de escritores nacionales. Gracias a estos concursos se crea una esperanza, una luz en el camino, que le da ánimo a todos los escribidores apócrifos de que para ellos y para sus obras, hay un lugar debajo del arco iris, claro, mientras que no se den a conocer los resultados del concurso. Pero otra vez, gracias a estos magnos concursos (a pesar del desánimo, frustración, enojo y hasta tendencias suicidas que causan el ver cómo el omnisapiente jurado reconoce su obra como mierda) es a través del querer olvidar la oportunidad perdida ahogándose de guaro en alguna extraña y recóndita cantina, en donde se gestan y destilan las más bajas pasiones que inflamaran los cuentos que, si sobrevive a la intoxicación, dicho aspirante a escritor escribirá posteriormente. Llegando a pensar, que tal vez, cuando tenga la cabeza encanada y se asemeje más su obra al criollismo y al realismo social (si es que no se muere antes de cirrosis, un plomazo, un puyón o de SIDA) podrá algún día ser laureado y reconocido escritor.


A todos los que criticaron nuestras obras catalogándolas como claros y patentes

frutos de nuestra inexperiencia literaria (aunque hay que reconocer que en nuestras obras hay mucha incongruencia por haber sido escritas en estados alterados, de procedencia natural o artificial). A todos los que nos ignoraron como a perros sarnosos por lo cáustico y sin gusto de nuestras obras (aunque aquí también hay que reconocer que nuestro aspecto desgarbado y nuestras caras de drogados matan a la primera impresión). A los demás grupos literarios por ver nuestras obras como algo no-culto y meritorio (puesto que no le cantamos al amor, a la mujer y a la patria, como ellos; sino que al dolor, al sufrimiento y a todo lo que es real). A Dios (que dicho sea de paso no existe) por no interferir en nuestra obra, ni en nuestra moral, ni en nuestra vida. ¡A TODOS MIL GRACIAS!


Gracias a todos y cada uno de los ya mencionados (así como de los que nos

hayamos olvidado de mencionar) es por lo que ha surgido la editorial X, alimentados y facilitando su tarea gracias a ellos; puesto que partir de la nada es fácil, haciendo que cualquier intento de nuestra parte por mover siquiera el dedo meñique para que la literatura nacional avance se meritorio, porque en la escasez cualquier cosa es ganancia.


La editorial X estará dedicada a publicar obras de personas desconocidas que a

pesar de no mostrar ningún apego a las normas académicas, muestre alguna innovación extraña, sin importar qué tan extraña sea o que caiga entre lo patológico; puesto que lo enfermizo en la literatura es nuestro deleite. Teniendo un especial y pervertido placer en lo extraño, en lo anárquico, en lo rebelde, en lo inmoral, en lo inusual, y en la sangre de escritores jóvenes (cabe aclarar que por jóvenes entendemos la edad comprendida entre los 13 y los 31 años, y no los 40 a 50 del gremio de escritores reconocidos como los más jóvenes).


Es así como se inicia una nueva era de cambio y apertura, alentando a todos los

que escriban con el hígado, con los riñones, con el cerero o con lo que putas se les venga en gana (media vez sea diferente a El señor presidente, La mansión del Pájaro Serpiente, Cara Prieta, Hogar dulce hogar, y a miles de mierdas similares). A participar en esta editorial; con sus aportes literarios, críticas, cartas obscenas, o donaciones en dinero o en especie (principalmente papel) a mandarlas a la dirección:


X

APARTADO POSTAL NO. 1731
CIUDAD DE GUATEMALA
GUATEMALA, CENTROAMÉRICA
E-mail: estuardopradox@gmail.com
Atenta y respetuosamente X


Fuente: Revista Luna Park
(Revista literaria Anomia, No.6(66), febrero de 1998, Págs. 30-32)

 

**********

Voz Imaginaria

desde las substancias de las existencias sutiles   objetos prestados   desde el corazón mismo del hombre breve hasta la herencia del que apunta al milenio que se adviene a pesar de la prolongada contaminación de toda una era callada y sumisa   el homo sapiens sapiens último modelo se aproxima   padre nuestro que estás hecho a imagen y semejanza de nuestros miedos   muerenos hoy   yo quiero ser un clon

un día mirando por la ventana encontré unos árboles hermosos que los mecía el viento   yo olvido mucho   yo cuento otras cosas

ella hablaba   decía   yo pensaba   yo no amaba   la poesía está minada   ya nadie lee poesía   está vieja y enferma   ciega y deshauciada la pobre poesía   y qué va a pasar   va usted a llorar?    patearla   escupirla   saquear las tiendas y las librerías   luego encender una gran pira de poesía en la plaza pública

secuestrarla   amordazarla   y   darle toques eléctricos   suministrarle substancias aerógenas para hacer estallar sus pulsos nerviosos   le daremos el tiro de gracia en la deliciosamente eterna plaza pública

haremos mártires a los poetas   les mataremos

usted señor   qué hará usted si sobrevive al siguiente milenio   leerá usted poesía?   le advierto   si lo hace será declarado enfermo   se le sacarán los ojos   se le incomunicará

la poesía a estas alturas de la humanidad es una herejía   está tan caduca como la burguesía   el comunismo o la telepatía   la poesía es elitista   miserable   egoísta   uno lee poesía por snob   por acomplejado y diminuto

a propósito   qué es para usted poesía?

orgasmo burgués   decorado para palacio   encaje almidonado   adorno   luego se desbordó a la calle   se solidarizó con el obrero y el desposeído   ha participado en la crítica   en la burla   en la queja   alocada y patética luego de la atómica la poesía está reducida a polvo y nostalgias   luego de las bombas y las revoluciones qué es lo que queda?   qué se dice cada día en las esquinas   el ser humano es un compuesto de estímulos   un manojo de nervios   ha olvidado que pensar le llevaría lejos de esa vaguedad existencial en la que se vive en este mundo peculiarmente mecánico   inérsico   y cotidiano   tal vez habrá que olvidar ese temor a dios   a la familia   a la propiedad privada   al estado   al amor   habrá qué ser otro   otra cosa   algo que contenga lo risible y lo solemne de nuestra humanidad ridícula   hablemos de otras cosas   entonces se da usted cuenta   el poeta es un inadaptado   un antisociedad   un neurótico   alguien con problemas morales   de identidad   polieconómicos   individuo que se lanza a la eternidad de la calle   el individuo se siente el cristo eléctrico y llora

he aquí el personaje acusado por una multitud enfurecida de aburrimiento   he aquí el condenado

se acusa a la poesía de panfletera   comprometida y vendida   por asesina   se le acusa de ser nociva para la sociedad   se le acusa de soliviantar y provocar a grupos extremistas   radicales   racistas   terroristas   otros   se le acusa de prometer el cielo y las estrellas   los confines del mundo y las cuentas bancarias   lo imposible del amor   la ideología   y la libertad   se le acusa de sus infiernos y sus lloriqueos y por lo tanto se le sentencia a la pena mental y desde este momento la ciudad se declara en estado de sitio condicional   es decir   si se es poeta o se presume o se sospecha de poeta   será perseguido   declarado enemigo público   enemigo de la patria   la moral cristiana   y el bienestar mental y emocional del colectivo BLOMMM BLOMMM BLOMMM

/marreísmo o muerte/

 

[sp 1998]

 **********

MARREISMO O MUERTE

¡Compañeros Poetas!

Tomando en cuenta que soy un proxeneta, quisiera comentarles…

Recuerdo haber sido un color, trascendiendo de lo newtoneano al monocromatismo más suicida. Me veo como un mal pintor en un mal momento o una zorra proxeneta de las artes.  Sé mi mano como un pincel aletargado que chorrea los intentos más delirantes del impresionismo o el flujo menstrual de la enfermedad más acrílica.

Dibujos de ciego y versos de analfabeta.  Terrorismo moral y ético, carente de libros de texto y biblias con hojas doradas.  Y mis eternas escopetas que disparan a los nuevos ches, a los nuevos dalis, a los nuevos sartres, a los nuevos nerudas, a los nuevos nietzches y hasta los mandinos.

¡Marreísmo o muerte! para mí que socializo socialistamente con todos mis yo; aunque cada uno sea anacoreta.

 

Autor: Alejandro Marre 

Texto tomado de: Automicidio Semántico

Ediciones Mundo Bizarra

Guatebala 1,998

 

 **********

 Manifiesto marreísta

Poeta, poeta
la era del pánico está cerca
la verdad tiene hambre de vida
que los morfemas sean entonces del calibre de las balas
que los fonemas sean cuchillas, semillas y dioses,
que la verdad se acepte desnuda y copulable
que el pánico nos erecte la razón
y que las conclusiones sean espermas elegantes y vigorosos.

Poeta, poeta
hay que escribir escopetas
para poetas horizontales.
Poeta, poeta
no pierdas el tiempo escribiendo poesía
mejor ampútasela a los libros
róbala
destiérrala
devuélvela a donde pertenece
a sus causas, a sus cosas, a sus seres
a sus nombres y sus hombres
o a sus mujeres
a sus arritmias naturales y sus sentidos.

Poeta, poeta
muerte a los libros de texto
ya los señores de saco que ya no pueden crear
después de los aplausos.

Vivir poesía, ser poema
Marreísmo o muerte!!!!

Autor: Alejandro Marre
De: Tanta imagen tras la puerta
Universidad Rafael Landívar 1,999

Fuente:
El futuro empezó ayer
Editorial Catatipia
Página 92.


 

  **********

 -Identidad Anónima-

  /Anonimia-Anónimus; espacio integral del vacío y lo que no se nombra, lo que ya no puede nombrarse; nombrar eso que flota en un constante e irrepetible devenir del darse efectivo de las cosas; nombrar-decir-evocar un ser que entre otros seres es uno más, algo cada vez más amorfo, más parecido a un reflejo o una emoción que su materia inicial, la resultante de un incesante despojo a contrareloj, un total aparataje reducido a su mínima expresión en calidad de escupitajo social-económico-político-demográfico cuya ubicación en el cosmos es similar a un cero a la izquierda, acá estamos, mutilados a tajadas de pura endemia; seres compuestos de nada y en calidad de préstamo sobre la bandeja deliberada del capitalismo avorazado y desbocado, máquinas deseantes, seres sin órganos, objetos dispuestos a todo, y a toda improducción, a todo falso equilibrio de las fuerzas /anarquía del aquí ser/ números y números más números en secuencia deslizan sobre una pantalla lc monitor colgado en la cafetería de alguna universidad, solo por variar/
/entendemos anonimato no como una cobarde forma de irresponsabilidad ante lo que se escribe, tampoco como la oportunidad de jugar mediocremente a ser escritor sin recibir vergonzosas críticas y comentarios en la cara, mucho menos como una regresión al tiempo cuando el autor no firmaba sus obras; este anonimato que nos proponemos es en parte una convicción y una aceptación de nuestro lugar en la periferia del sistema cultural; en principio es el reconocimiento de esa periferia, la conciencia del lugar que ocupamos no solo en la economía artística, sino en todo el sistema cultural; no es la simple aceptación de unas limitaciones, sino la decisión de trabajar desde esta posición y sin la intención de con ello, abandonar la marginalidad para “triunfar” en el mercado artístico; precisamente porque no es algún tipo de legitimación lo que interesa, y menos aún pretender alcanzar la “consagración” es que somos anónimos/
/admitimos que aún es ilusorio el espacio creado en la red internacional para la divulgación “libre” de pensamientos y propuestas que en nada repercuten, por el momento, en el académicamente establecido mercado del arte; ante el abrumador número de blogs y páginas dedicadas a la literatura, habrá que aceptar que cien lectores diarios no implican un asalto al círculo literario y mucho menos aseguran una incursión exitosa a la producción literaria /el blog en Guatemala sin un “nombre” legitimizado es todavía periferia/ la red internacional le brinda al usuario la posibilidad de encubrirse, de no mostrase, por lo que es común la utilización de seudónimos y el anonimato; independientemente de cuál sea la intención por la que se obvia el nombre, la evasión del yo ocurre o intenta ocurrir; y aunque se utilice un nombre, será uno entre muchos, ésta es la ilusión del ciberespacio, la de darnos una voz, pero una entre miles de millones de voces, la oportunidad de contar nuestra versión de la historia entre miles de millones de historias, que hacen irreconocible la verdad >>si es que la hay<< y la desconfianza de ella; lo que hay es tan solo ruido/
/–desde nuestra actual perspectiva esto no importa–, porque aunque seamos anónimos y proyectamos el alcance de la mayor cantidad de lectores, el blog es solo un medio, entre otros/
/ser anónimo es más que negar una identidad improvisada a diario, más que un código de barras, más que sólo un nit (número de identificación tributaria), más que un voto nulo o en abstencionismo, más que XX o la masa que desfila a la fosa común; en este acá y ahora en el que nos destazamos, el anonimato es una manera del suicidio, una forma de negación del conjunto de parafernalias y elementos fatuos; hacerse el paria, hacer el magnicidio social del propio y tan egoista yo, sea el que sea, al precio de una identidad clonada al infinito masa, expuestos al plagio y la anulación de un ser, sea el que sea; soltarse del anhelo de trascendencia para abrazar el momento, lo efímero, todo esto perecedero, saltar a las vías bajo las ruedas del tren histórico, tatuarse cual texto de spray a lo largo y alto de las paredes de la ciudad, graffiti de hoy y mañana quizás ya no, palabras con fecha de caducidad, quizás voces desteñidas por el clima /según el ambiente/ quizás rasgadas quizás lavadas quizás cubiertas por una nueva capa de pintura/
/porque el anonimato para nosotros no es una evasión de la responsabilidad o una cobardía, es también un desprendimiento del nombre y del apellido; no escondemos nuestros nombres sino, no necesitamos de la determinación arbitraria que nombra lo que somos; lo que implica despojarnos de la historia que se nos impone; la familia de la que soy miembro y su procedencia, mi procedencia; tampoco su negación, sino un despojamiento de su determinación en nosotros que nos asigna un lugar dentro de la genealogía de nombres intrascendentes de este país; somos anónimos porque no necesitamos de nuestros nombres y no pretendemos “hacernos” de uno, para que con los años nos lleguen las invitaciones a intrascendentes conversatorios acerca de literatura o nos pidan que comentemos un libro, créernos los intelectuales de turno y vivir esa paja de vida/
/en este sentido lo que intentamos negarnos con el anonimato es la esencia, no hay nada nuestro que sea único, especial e irrepetible; no tenemos rostro, ni nombre, ni historia, ni lugar; reconocemos, como muchos otros antes que nosotros, que somos una especie de vacuidad rellena de lenguaje >>independientemente de sus limitantes y equívocos<< así que lo único nuestro es la configuración con la que llenamos el vacío que somos, forma ya repetida hasta el tedio; no pretendemos innovar nada, estas palabras no nos pertenecen, ya fueron dichas, es parte de lo que está, de lo que se dice/
/literariamente tampoco queremos ser pretenciosos, el anonimato para nosotros es una coincidencia no un estilo, no compartimos una forma, tal vez algunas referencias e intenciones, fuera de ello somos simples humanos que se cansaron de estar arrinconados/
/anónimos son los sujetos en la fila del supermercado, en la fila del pago de servicios, en la fila del banco o del pago en línea, en la fila de cobro de indemnización por estafa; anónimos son los privados de libertad y justicia, son los hacinados en pulcras oficinas o en industrias y maquilas transnacionales, en hospitales públicos, en asilos para ancianos, en internados de rehabilitación o para enfermos mentales; anónimos son los que se arrastran a diario mendigando un poco de ternura compasión o solidaridad, los arrinconados en cuartuchos de hotel barato para fumar crack, los que duermen en la calle, los que corren para todos lados pero sin destino, los que se amontonan y arrebatan entre las migajas de miseria que caen de la mesa de los estados y gobiernos/

 –primer borrón–
S.o.P.a.
viernes, 18 de mayo de 2012


**********

Descargar:  Manifiestos Transgeneracionales (PDF)

 

 

No hay comentarios.: