lunes, octubre 28, 2013

A002

Los perros que juegan a correr debajo de las cornisas/ sorteando a los infelices sin esperanza/ que no se mueven y esperan que deje de llover/ siguen su paso/ buscando lugares secos para echarse/  pelaje húmedo de aromas fétidos/ otros tan parecidos perros/ jugando a limpiarse/ agradeciendo la limpia gratuita/ ocultando sus cartones/ hoy no buscan que tomar/ refluye basura a los tragantes/ agua estancada cuna de malditos insectos/ larvas que se retuercen/ para crearse voraces de sangre/ zumbido agobiante nocturno/ solo las hembras se alimentan de sangre/ machos voraces de sexo/ todos ellos dependen de la cantidad de sangre/ insectos diminutos/ cual gusano que madura/ gusano larva que se cría en el agua estancada/ agua que no fluye muere/ como ideas que duermen apestan/ el agua no es como el fuego que lo deshace todo/ el agua es cuna de vida/ la humedad todo lo desmorona/ la humedad nos desintegra/ el moho que nos habita nos enferma/ nos deshace a pocos/ lentamente el hongo pica/ el hongo nos apesta/ irrita como la picadura de esos malditos insectos femeninos/ buscadores de feromonas/ nos ahoga el vapor de la lluvia de medio día/ la peste del vapor del pavimento/ el agua de a pocos se lleva todo/ quizá al verla se lleve algo/ al tragante lejos de la existencia.

1 comentario:

Diana Morales dijo...

El estilo es indiscutible. El elemento agua haciéndose presente de nuevo, me gusta esa forma de contraponer el agua como cuna de vida y también como el origen de lo que mata por dentro. La dualidad del ser y del no ser. Soy como la sarna, que chinga y chinga con las tildes que deben ir en algunas palabras y así ausentes se tragan su fuerza. Bien!